Indica tu fecha de nacimiento

Bodega Del Fin del Mundo es la primera bodega de la provincia de Neuquén. Sus viñedos se encuentran en San Patricio de Chañar, a 55 Km. de Neuquén, donde las condiciones agro-ecológicas son ideales para el cultivo de la vid. La excepcional amplitud térmica – más de 20 C entre el día y la noche – generada por días soleados calidos y noches frescas, otorga a la uva un equilibrio que dará al vino color, acidez y estructura.

Los intensos rayos de sol que pasan a través de un cielo casi siempre despejado permiten una correcta maduración de las uvas, mientras que la baja humedad relativa y las escasas precipitaciones – a penas 180 mm. Anuales – mantienen el viñedo con una extraordinaria sanidad. Es ese ambiente patagónico, naturalmente sano y sobre suelos arenosos y pedregosos crecen las 850 hectáreas de viñedos. La distribución se compone por un 85% de variedades tintas y un 15% de blancas, entre las que se destacan: Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Pinot Noir y Syrah entre las primeras, y Sauvignon Blanc, Chardonnay, Semillón y Viogner entre las últimas.

Los viñedos, plantados a partir de 1999, son conducidos en espaldera baja con cordón bilateral en alta densidad. El riego presurizado de alta frecuencia permite el milagro de la vida en el desierto a través de mangueras de goteo. El agua proviene del río Neuquén, originado por los deshielos estivales de la Cordillera de los Andes.

El objeto de la bodega es mantener una gran calidad en sus productos, usando tecnología de última generación y sacando provecho de las cualidades excepcionales del terroir Patagónico.