Indica tu fecha de nacimiento

1874 Fundadores de la Rioja moderna En los albores de la Rioja moderna, en la segunda mitad del siglo XIX, un puñado de apasionados apostó con convicción por el método de elaboración bordelés y empezaron a producir vino con la voluntad de trascender los límites del mercado nacional. Uno de los primeros en hacerlo fue Don Celestino Navajas Matute, de una familia de hondas raíces en Fuenmayor, quien fundó su bodega en 1874 en Fuenmayor.

1943 Tercera generación La siguiente generación, encarnada en José Luis Navajas –hijo de Alejandro–, también se educa fuera, esta vez en Beaune (Borgoña) y en el Penedés. En 1943, José Luis se convierte en el gestor de la bodega familiar e impulsa decisivamente la calidad y el éxito de sus vinos. Es en esta época cuando introduce técnicas innovadoras en Rioja como la vinificación en frío, tan característica de nuestra bodega. Y es también el momento de adoptar para la posteridad la denominación Montecillo.

1975 Una nueva bodega Desde entonces, Osborne ha potenciado las grandes virtudes de la bodega de Fuenmayor: la calidad, la tradición y el saber hacer. La primera decisión de importancia fue la construcción de unas nuevas instalaciones de elaboración, más espaciosas y funcionales entre los pueblos de Fuenmayor y Navarrete. Es la actual bodega Montecillo, concebida para una vinificación cuidadosa y para elaborar vinos de larga guarda, auténtica insignia de nuestra marca.

2005 Constante innovación En 2005, la bodega introdujo los innovadores depósitos Ganimede®, al proceso de elaboración de los vinos Montecillo, gracias a los que se obtiene una extracción más selectiva y eficaz de los componentes aromáticos del vino. Otro aspecto decisivo es la renovación constante del parque de barricas, que hoy dispone de más de 20.000 barricas de roble francés y americano.